Gastos ordinarios o extraordinarios

Gastos ordinarios o extraordinarios
Los gastos ordinarios de las comunidades son aquellos que se producen a consecuencia del mantenimiento y conservación de los elementos y servicios comunes del inmueble, por ejemplo: reparación de fachadas y conducciones de agua, gastos derivados de los ascensores, salario de los porteros, personal de limpieza, tasas habituales de la comunidad etc.

Los gastos extraordinarios son aquellos que se producen eventualmente, como resultado del establecimiento de un nuevo servicio, una reparación, etc. Por ejemplo: la sustitución de las tuberías, la instalación de nuevas antenas o pararrayos en el tejado, etc.

¿Cómo se pagan todos estos gastos? Pues bien, para los gastos ordinarios, se utiliza el dinero del fondo de reserva, que es aquel donde va a parar el ingreso que se produce tras el pago de las cuotas de la comunidad por cada vecino. Por su parte, los gastos extraordinarios se cubren, bien por derramas, bien aumentando la cuota de la comunidad, ambos de manera proporcional a la participación de cada vecino en el edificio.

Si tiene alguna duda acerca de los gastos de su comunidad y de cómo se está procediendo al pago, acuda siempre a su administrador de fincas. Desde nuestro despacho de Zaragoza, proporcionamos a todos los vecinos en cualquier momento toda la documentación acerca de las cuotas a pagar y el destino del dinero.